La casa del árbol. Una breve historia.

Estas últimas semanas han supuesto toda una aventura.
Hemos tenido que jugar a contra reloj, para poder hacer realidad un sueño que todos tuvimos de pequeños: la casa del árbol.

Comienza la aventura

La aventura comenzó unos días antes de que el virus azotara medio mundo.
En Maestro Casas nos gusta terminar lo que empezamos, así que mis constructores y yo nos dirigimos a un recóndito pueblo perdido en la montaña de Almería con un único objetivo en mente: dejar nuestro trabajo hecho.

pintura

Una aplicación de lasur en color roble

Ya imaginarás la situación: almacenes sin provisiones o totalmente cerrados, ausencia de agua y luz en la finca; una base de cimentación a la que nunca antes nos habíamos enfrentado.

Sin embargo nos gustan los retos.

Esta obra nos ha enseñado lo que a veces se nos olvida en el sector: a aprovechar los materiales y herramientas disponibles lo mejor posible.
Curiosamente, al hacerse de este modo el acabado final llega incluso a ser más vistoso que en condiciones normales.

Toda aventura conlleva superar desafíos

Ciertamente, todos hemos tenido que adaptarnos:
– Nuestro cliente se convirtió en un constructor más. Su ayuda para suplir las carencias del terreno fue fundamental. Amablemente accedió a aprovechar los materiales de cubierta y el color de tratamiento que había disponibles en los escasos almacenes abiertos.
– Por nuestra parte, nos negamos rotundamente a comparar precios y hacer números, no era el momento y ya nos recuperaremos.
– No había donde alojarse, así que mi casa se convirtió en refugio para todo el equipo.

No pretendo aburrirte con los detalles técnicos.
Si me preguntas, desde el punto de vista económico, este trabajo no nos abre a ninguno las puertas a la jubilación.

Eso nos da igual.

Desenlace: la casa del árbol es habitable

Nos quedamos con la emoción de aventura que ha supuesto.

Y con el agradable sabor final, que nunca olvidaremos.

casa de madera elevada

Una casa de madera en el árbol

Adrián Martín García
Pd.: Si te ha gustado el artículo, recuerda contarme tu opinión

 

Comente


9 de Respuestas

  1. Antonia García Reche abril 18, 2020 a las 10:21 pmRespuesta

    Adrián, enhorabuena por haber participado en la construcción de la casa de madera en un árbol y también por el relato, seguro que todos habéis aprendido y disfrutado mucho. Estoy deseando poder ver la casa .
    Ya nos contarás mas detalles.

  2. Alicia Álvarez abril 19, 2020 a las 4:01 amRespuesta

    Estoy encantada con este relato, me ha transmitido todo el esfuerzo que poneis en cada casa y ademas esta es muy especial. A todo el mundo le gustaria tener una casa de madera en un arbol. Me recuerda a cuando era pequeña y intentaba hacer jugando una casita en un arbol y esto es un sueño hecho realidad.

  3. Luisa Medina abril 19, 2020 a las 11:15 amRespuesta

    Enhorabuena por el proyecto y la ejecución del mismo , sobretodo en esta etapa que estamos viviendo,donde la ilusion es muy importante , y está casa es la ilusion de muchos niños hecho realidad, Preciosa!!!???

  4. Lorena Martín abril 19, 2020 a las 11:23 amRespuesta

    ¡Qué interesante y qué verdad hay en lo que dices! Nos encontramos en un momento de nuestras vidas que jamás pensaríamos que nos tocaría experimentar, lo vivíamos muy de lejos, como algo que podría pasar dentro de 50 años, y lo vivíamos porque aparecía algo semejante en películas o libros, pero de manera más extrema aún. Sin embargo, nos está tocando a nosotros en el año 2020. Pero de estas situaciones, también salen experiencias que nos llevan a ir creciendo cada día, como la que tú cuentas. Y todos nos estamos dando cuenta de que estamos en constante movimiento, y estamos aprendiendo a trabajar de otra manera, porque es lo que nos ha tocado. Sin embargo, saldremos más fuertes.
    A mí me recuerda lo de la casa en el árbol a los relatos de Enid Blyton que leía cuando adolescente. Todos ellos ocurrían entre en un grupo de amigos que se reunían siempre en la casa de un árbol. Allí ocurrían todas sus aventuras y me gustaba imaginar que yo pudiera tener una para tomar la merienda con mis amigos y contarnos historias.

    1. Ramón RG abril 19, 2020 a las 7:43 pmRespuesta

      Mi enhorabuena! Una casa en un árbol es el sueño de cualquiera. Todo el merito el saber adaptarse a las circunstancias y mantener ese lado tan humano con el que hacéis las cosas

  5. Gabriel Sánchez abril 19, 2020 a las 5:27 pmRespuesta

    ¡Enhorabuena! Cómo se nota la pasión que hay en vuestro trabajo. ¡Una casa en el árbol! No es para menos jejejeje mucho ánimo en futuros proyectos.

  6. María Martínez abril 20, 2020 a las 7:23 amRespuesta

    Da gusto conocer las historias que hay detrás de cada casa. Una casa es algo muy importante, algo que va albergar vida en su interior, y yo creo, que parte de la energía que proyectan las personas que ayudan en su construcción se queda para siempre en sus paredes.
    Esta casa y sus habitantes van a tener suerte, puesto que ha sido elaborada desde el cariño y desde el compromiso, por unos grandes profesionales.
    Enhorabuena por el relato, por lo que hacéis y por lo que sois.

  7. Juan Carlos Silva abril 21, 2020 a las 9:11 pmRespuesta

    Efectivamente Adrián. Qué razón tienes en mantener la pasión del mundo de la madera en tiempos del coronavirus, que nos azota en cuerpo y mente.

    Qué buen momento este del confinamiento para replantearnos el porqué, el ser humano abandonó la idea de vivir en casas de madera cuando durante milenios las habitamos.

    Si hay algo que verdaderamente nunca tendríamos que olvidar como especie, es nuestros orígenes y los materiales universales como la madera y la piedra que nos hicieron avanzar

    Afortunadamente para los que nos dedicamos al mundo de la construcción en madera la tendencia está cambiando y las personas buscan cada vez más vivir de una manera respetuosa con naturaleza.

    En tiempos de coronavirus, ilusión, trabajo y esperanza de un futuro mejor.

    Saludos de un colega

  8. Ivette F mayo 12, 2020 a las 11:36 amRespuesta

    ¡Felicidades Adrián! Me alegro que os haya salido tan bien el proyecto. Creo que todo esfuerzo merece la pena aunque al final sólo te quede lo aprendido. Seguro que esta experiencia os servirá para seguir construyendo muchas más casas como esta. ¡Seguimos!

×